Las malas posturas al caminar, o mientras estamos sentados o hacemos ejercicio pueden provocar problemas de salud entre los que se encuentran dolores de espalda, cuello y hombros, desgaste de la columna vertebral con fragilidad asociada, falta de alineación en el sistema musculo esquelético, alteración en el equilibrio y hasta malas digestiones y problemas respiratorios.

Para quién están recomendados los correctores posturales de espalda

Todo tipo de personas con problemas posturales pueden hacer uso de estos correctores, por ejemplo, aquellas que pasen mucho tiempo de pie o, lo contrario, muchas horas sentada. Sin embargo, se recomienda que se atienda a un diagnóstico previo para poder asegurarnos de que el problema no es de otra índole, o que no está relacionado con otras dolencias como la escoliosis o la cifosis estructurada, en cuyo caso se tendría que recurrir a un corsé bajo prescripción y supervisión médica.

Los beneficios de estos materiales de ortopedia en la actividad física están derivados de mantener una buena postura, además de una propiocepción del cuerpo –control de todos los movimientos del cuerpo.

Las personas que practican running suelen usar esta herramienta para mantener la espalda recta durante sus rutas y sin apenas más complicaciones que alguna incomodidad de su uso, como rozaduras o más sudor por el contacto.

En Ortopedia San Antonio disponemos de varios productos para mejorar la postura de la espalda, entre los cuales están:

El corsé Bivalbo Corex, su estructura está fabricada en polietileno de alta intensidad de 3 mm de espesor y forrada de tejido elástico, desmontable.

La faja laboral Flexolumbex ofrece prevención y tratamiento de las lesiones lumbares por sobreesfuerzo. Dispone de tirantes opcionales.

Ortesis dorsolumbar Taylor. Tanto la zona lumbar como la dorsal están confeccionadas en tejido transpirable de panal y rizo en su interior. La zona dorsal incorpora pletinas de aluminio maleables con la morfología preformada en la zona dorsal, tirantes semielásticos en tejido suave acolchado y adaptable para ajustar a la zona de la axila y conseguir una mayor comodidad.

La faja semirrígida con tensor dispone de 4 ballenas de acero y tensores que permiten al paciente controlar el ajuste.